¿Cuál es el secreto de una vida satisfactoria?

20160904_074333¿Y si hay algún secreto que al final no es ningún secreto porque todo el mundo lo conoce pero no se da cuenta de él?

El universo esta compuesto de una infinidad de posibilidades, esto significa también que cualquier problema tiene una infinidad de soluciones. El secreto es que no hay ningún secreto, todo es posible.

Nos preguntamos cuál es la clave que hace la diferencia entre la persona feliz y la infeliz, la sana de la enferma o la rica de la pobre. De haber un secreto, ¿dónde estaría escondido?

El único secreto es que “no hay ningún secreto”, no existe ningún lugar escondido, lo podemos encontrar en cualquier lugar a la vista de todos, siempre ha estado ahí, pero no queremos verlo.

El proposito de vivir es dejarte fluir, con lo bueno y con lo malo. Un dicho zen dice: “Cuando el alumno esta preparado, el maestro aparece”. El maestro puede ser un libro, una pelicula, una situacion, o cualquier cosa que te haga despertar.

La vida es plastica, solo hay que moldearla, ¿y como se puede hacer esto? con la ayuda de nuestra mente. Todos oímos frases como: “querer es poder”, o “todo esta en la mente”, o “la actitud es la clave”, o como dijo Confucio, “el que dice que puede y el que dice que no puede, los dos tienen razon”.

Si es cierto que la vida se puede moldear como queremos, ¿por qué no lo hacemos? Probablemente porque no sabemos como funciona nuestra mente o no sabemos lo que queremos.

Se calcula que sólo un 2% de la gente sabe lo que quiere de verdad en esta vida y lo consigue. La mayoría ni se han dado cuenta de que no saben lo que quieren hacer con su vida.
Los pensamientos son mente en accion, igual que el viento es aire en accion, y las olas, agua en acción. Para crear el efecto deseado, los pensamientos tienen que ser repetitivos y estar mas o menos en la misma longitud de onda. Por ejemplo, no puedes odiar a las mujeres o a los hombres y al mismo tiempo buscar pareja, de la misma forma, que no puedes odiar al dinero y a los que lo tienen, y al mismo tiempo querer tener más, así no te va a llegar.

La mente funciona con pensamientos, y la actitud es la suma de lo que pensamos, como hablamos, y como actuamos. Al final todo se reduce a lo que hagas con tus pensamientos, ¿quieres una vida satisfactoria? deja de buscar el secreto fuera de ti , porque la gran noticia es que siempre estuvo contigo.

Un abrazo corazones,

Stefan.

Anuncios

Como el Cubo de Rubik

book-flyer-stefan-palade

El otro día estaba jugando con un cubo de Rubik y me enteré de que hay reglas que se pueden utilizar para resolverlo rápido. Es decir, que hay caminos largos y caminos cortos y al final todos te llevan al mismo sitio. De esta manera funciona todo en esta vida. Cuando ves un cubo de Rubik en la mano de alguien y lo resuelve rápido, piensas que tú también lo puedes hacer y entonces lo coges y como no puedes resolverlo, dices que es imposible o que no eres tan inteligente como el otro. Entonces viene alguien y te enseña los pasos que hay que hacer y el orden para hacerlo. Te tomas tu tiempo porque no es fácil y luego te enteras de que sí, que se puede aprender y que si tú lo has hecho lo puede hacer cualquiera. Entonces empiezas a decir a la gente que es fácil y que solo se tiene que aprender. Ellos te van a decir que no es verdad, que hace falta habilidad, talento y que hay que ser inteligente, pero tú sabes que pasaste por esto cuando pensabas que nunca lo ibas a poder resolver. La única cosa que debes tener es el interés por hacerlo: saber lo que quieres e intentar averiguar de dónde y cómo se aprende esto. Y si no estás interesado no tienes que hacerlo. No todos tenemos que saber resolver un cubo de Rubik. Ahora piensa que el cubo desordenado es tu estado de salud, tu felicidad o tu situación financiera. Pensarás que esto es difícil y no se aprende, que necesitas habilidades o suerte, pero esto no se puede aprender. Te digo que solo tienes que buscar la información sobre cómo se resuelve. Así es de fácil.

Entonces, el cubo de Rubik con todas sus facetas sería como las personas cuando vienen en este mundo con todas las facetas perfectas. Las facetas pueden representar cada una nuestros planos de la vida, como el plano espiritual, el emocional, el mental, el físico, la salud, el amor, la humildad, el agradecimiento, el entusiasmo y otros planos diferentes. Llegamos perfectos y, poco a poco, con lo que surge a nuestro alrededor se nos empiezan a mezclar los colores y desordenar los planos. Es decir, cuando estábamos bien equilibrados vibrábamos en una frecuencia buena pero con lo que se nos cruza por medio empieza el desajuste del todo. A algunos se les estropea la mayoría de las facetas del cubo y no saben porque están aquí o cual es el sentido de esta vida. A otros se les queda solo uno o dos planos enteros pero también alterados un poco con algún cuadradito de otro color; estos son los que por ejemplo están sanos, los que encontraron el amor de su vida, el trabajo perfecto para ellos o su lado espiritual. Nuestro lado espiritual es perfecto, es decir, el cubo entero está hecho de un material perfecto, aunque no nos gusten los colores o la forma que tiene. Otros desordenan todas las caras, despiertan de repente y averiguan que se puede aprender a resolver todo esto y se ponen a trabajar en ello. Pero la gran noticia es que este cubo de Rubik, aunque esté desordenado, se tiene que resolver, y el único sentido por el que estamos aquí es trabajar y estudiar para averiguar cómo resolverlo. No tenemos que culpar a nadie por su estado, ni buscar excusas porque no está cómo nos gustaría. Y también es importante divertirnos mientras lo hacemos.

Cualquier objetivo es un cubo de Rubik que se tiene que resolver. También puede ser visto como un puzle. Este mismo libro lo tenía en mi mente en forma de puzle desordenado. La manera de ordenarlo era trabajar en ello. Un puzle que nadie sabe cómo es al principio y según se ponen las piezas pueden resultar varias imágenes y no solo una. Como si fuera una sopa de letras de la que pueden salir varias frases según el orden de las letras. Entonces mi trabajo consiste en ordenarlo y también en encontrar personas que me puedan ayudar a que salga la imagen final más bonita y con más efecto. Y relacionado con el cubo de Rubik, no se nos debe olvidar que los puzles están fabricados de una manera perfecta y se desordenan precisamente porque nos gusta el trabajo que hacemos al ordenarlo. Es otro juego de la vida.

—¿Y qué me dices de cuando no venimos al mundo con todas las facetas perfectas? Porque esto ocurre y lo sabes.

—¿Por qué no me dejas explicar solo un lado del problema? Siempre tienes que ver otra opción. Pero tienes razón, hay que dar una representación vista de otros ángulos también. A lo mejor venimos con todo perfecto pero como nosotros tenemos otra idea sobre la perfección, no lo vemos así. O quizás las facetas son perfectas y los colores no lo son, o solo nosotros lo vemos así, o venimos con un programa elegido desde antes. Algunos piensan que no vienen al mundo en un estado tan perfecto por varios motivos y culpamos a alguien de fuera. ¿Y si ha sido nuestra elección? También hay quienes vienen no tan perfectos y se arreglan luego. También uno puede venir imperfecto porque los otros cubos alrededor suyo tienen que aprender a arreglarse estudiándole a él y trabajando con él. Cada faceta que pones en orden afecta a las otras. Cuando por ejemplo tienes completo el color blanco, las otras facetas tienen más probabilidades de tener más cuadros con sus colores porque el blanco está en su sitio. Esto quiere decir que cuando estás muy bien de salud, tus otras capacidades mejoran bastante y tendrás más probabilidades de ser feliz o de encontrar tu sentido. Cuando tu faceta de felicidad está en orden seguro que tu salud, tu lado espiritual o tus otros lados están mejor.

Las facetas se pueden arreglar siguiendo los pasos aprendidos con tiempo y dedicación, o se pueden hacer rápido rompiendo el cubo y montarlo otra vez de nuevo; como he visto hacer cuando era un niño. Esto sucede igual que en la vida cuando queremos adelgazar, estar más atractivos o tener cuerpos bonitos a través de unos procedimientos rápidos. Todo tiene su repercusión y no es tan bueno como parece porque si lo hacemos muchas veces, al final el cubo se puede romper.

Saludos, Stefan